viernes, 27 de junio de 2014

No tengo descontrol

Tengo el sabor de tu mirada. El dulce de tu respiración. Tengo el caminar dirección a ti. Tengo tus dedos recorriendo mi espalda como si de gnomos escondidos de jardín se tratase. A tus labios. Tengo el cielo que me regalas. El que te regalo. Tengo las luces que te iluminan cuando paseas por Gran Vía, el suelo que pisas y te eleva de Callao, el banco que te sostiene de El Retiro.
Nuestra playa.
Dime que nunca has leído una metáfora más bonita que tus ojos. Que nunca has escuchado una canción tan bonita como el sonido de mis labios encima los tuyos. Dímelo y te lo creeré. Aunque sea un iluso por pensarlo, tú nunca lo admitirías.
Estás tan ciego… Qué sabrás tú de placer, si no conoces mi descontrol cuando me tocas.
Mis sábanas ya no saben qué hacer sin el contacto de tu piel… Ilusas. Soy yo quien está totalmente perdido en la eternidad de tu espalda. Perdido en el desliz de tus dedos.
Déjame decirte una cosa:
Nunca mueras de amor por mí,
si ya estoy muerto de amor por ti.
De ti.




MI CANAL DE YOUTUBE.