sábado, 14 de septiembre de 2013

Perdona, pero te quiero

Justo en este momento suena la canción más bonita y agridulce del soundtrack de mi vida, y algo me dice que será la canción más larga del mundo. No te quiero mentir, se me parte el pecho al escribirte esto. Así que si quieres, ven, pasa, y tras cerrar la puerta, no te vayas nunca jamás.
Ojalá algún día no tuviéramos que volver a pasar por esto.
Te levantas sobresaltado, sólo como tú y tu esencia puede hacerlo. Sí, esa esencia que me tiene enamorado.
Déjame decirte que te quiero. Déjame decírtelo al levantarte, al refregarte los ojos, como si no me tuviera enamorado la forma en que te mueves.
Te quiero un 30, te quiero tiempo antes de ese día, te quiero sin saber desde cuándo. Te quiero en febrero. Te quiero un 4 correspondido. Te quiero de noche bajo las sábanas, te quiero de buenos días en la mañana. Te quiero a mi lado, te quiero de la manita, de lado a lado, de pies a cabeza,
encima… debajo.
Te quiero por primera vez un 14 de agosto a pies descalzos en la arena, te quiero bajo las estrellas escuchando el mar.
Ojalá pudiera hacértelo notar… Si por un instante fueras yo en ese momento, lo entenderías. Si pudieras estar bajo mi piel, si pudieras verte bajo mi mirada, si sintieras el tacto de tu piel cuando me acaricias… sólo si pudieras estar en mi lugar en ese momento, entenderías que me tienes perdidamente enamorado.
Yo sólo quiero respirar el oxígeno de tu boca.
Ojalá algún día no tuviéramos que volver a pasar por esto.
Es otra de las mañanas nuestras y llueve. Llueve en nuestro interior, llueve y limpio con mis dedos las lágrimas que caen por el precipicio de tus ojos. Ese precipicio por el que nunca llego a caer…
Llueve aun amaneciendo, mojando las agujas del reloj que nos tiene pendientes del tiempo. El tiempo… ojalá se hubiera parado apenas unos días atrás en la misma estación y en el mismo andén donde te abracé y te besé por primera vez. Habían sido tus ojos recorriendo cada parte de mí instantes antes de tus besos. Habían sido tus besos a oscuras a la luz de tu mirada, a escondidas, en cualquier parte de la ciudad, tus besos robados, inesperados. Habían sido tus caricias en mi piel, el roce de tus dedos los que ardían a temperaturas altas en mi corazón. Habían sido tus piernas entrelazadas con las mías, tus abrazos y tus besos en el cuello. Había sido tu mirada acompañada con la sonrisa más envidiada por los poemas más bonitos del mundo.
Yo sólo sé que todo lo que habíamos vivido se notaba en cada una de tus muecas, en cómo levantabas la vista hacia el reloj o en cómo mirabas a lo lejos esperando el tren (o deseando que no llegara) que te llevaría lejos de mis brazos. Luego me miras a mí, y casi caigo por el precipicio de tus ojos.
Y no sé. Todavía no sé ni entiendo qué habrás visto en mí y mis manías, pero sólo te pido que no pares de mirarme. No te imaginas lo que una mirada enamorada puede hacer a un corazón destrozado. Y tú me curas. Curas incluso esa mirada tuya que, a una milésima de segundo antes de entrar al tren, marcó las cicatrices de guerra más grandes que la distancia nunca le ha declarado a nadie.
El tren… Qué ganas tengo de cogerlo y que me vuelva a llevar entre tus brazos. Qué ganas de volver a dormir contigo, de volver a besarte y no dormirme por las noches sólo para verte a ti dormir. Esa imagen… ésa: tú soñando y hablando en mitad de la noche, se ha convertido en la página marcada y más subrayada de mi libro favorito. Y te lo juro, tienes la espalda más beseada que puede existir en este puto planeta.
Pero te perdono. Te perdono aun siendo Madrid la culpable de no tenerte a mi lado. Te perdono por ser quien salta conmigo al vacío que alimenta mis ganas de quererte. Por tu cuello, otro de los precipicios que tiene tu cuerpo, con la gran diferencia de que por éste sí quiero tirarme, y volver a caer en el abismo.
Pero al fin y al cabo ya estabas perdonado.
Al fin y al cabo no dejo de quererte, y no dejaré de verte.


Al fin y al cabo… al fin y acabado.

5 comentarios:

Bohemia Poeta dijo...

holaa:$ Soy el primer comentario, al parecer! Qué bonito, nunca dejas de sorprenderme. Haces que me den ganas de perderme otra vez en aquel amor..♥

Estela Backstage. dijo...

Precioso. Qué suerte tiene tu musa...
Un beso (:

SMSC dijo...

Vaya cosa bonita que has escrito. En serio, sin palabras. Tengo que felicitarte porque te superas con creces en cada entrada que publicas. Y no sé quien debe de estar más contento, si tú o nosotros por leerte.
El amor es un sin fin de caídas, reencuentros, alegrías y penas que hay que ir superando con cada día que pasa :)

Wik@♥ dijo...

Hermoso, sin palabras es tan lindo el texto, de verdad me encantan tus palabras. Besotes enormes.
Si deseas puedes pasar por mi blog.

Evelyn! dijo...

Aw es hermoso, que lindo seria ser esa persona que causa todas esas hermosas cosas, la verdad sin palabras ...