jueves, 28 de marzo de 2013

La historia de mi vida


Mi papel en mi historia es dejar un espacio en la primera línea de cada párrafo y espacios considerables en los extremos de cada hoja. Teniendo buena caligrafía y escribir como he ido aprendiendo con el paso de los años. Aprendiendo de cada error gramatical cometido y de cada error que cometeré a lo largo de mi historia. Asimilando los cambios, y con un poco de música de fondo y café para llevar un poco mejor eso de vivir algo corto e intenso, para poder recordarlo en cada palabra, hasta el punto y seguido y en cada párrafo, hasta el final y el principio de cada capítulo.
Y no es cuestión de pasar página, ni de dejar alguna en blanco, ni mucho menos es cuestión de cambiar de libro y empezar otro nuevo. Es cuestión de asimilar la historia tal y como fue, tal y como es y tal y como será. Además, ¿de dónde se puede sacar otro libro? Si sólo nacemos con uno bajo el brazo y somos nosotros los que compramos el  bolígrafo, aprendemos a usarlo y decidimos cómo empezar a escribir nuestra historia.
Yo decidí empezarla desde el principio y no me arrepiento de ninguna palabra escrita. Sobre todo si algún día apareces tú de repente, al principio de una oración para no acabar nunca en cada capítulo.

8 comentarios:

patricia piruletadecorazon dijo...

Tú y tu manera de escribir. Gracias por dejarme entrar en tu historia.

La chica de los chicles dijo...

En el libro de la vida hay tachones y manchas de café, eso siempre pasa, pero le da un toque artístico. Aunque lo que escribamos no tenga sentido, siempre será nuestro sin-sentido.

Pain and suffering dijo...

En cada libro hay tristezas, hay alegrías, hay lágrimas y un millón más de sonrisas.
Hay errores y equivocaciones pero en cada uno de ellos, un aprendizaje.
Hay que saber enfrentarlos.. porque si no, tu propia historia te consume...

Hay que ser fuerte. Gran texto franquito :)

SMSC dijo...

En todos los libros hay un tanto de tristeza, eso sí, que la proporción no sea ni la mitad de la felicidad, pero aún así, para eso está el equivocarse, para aprender y llorar, a veces es hasta sano.

Sólo soy yo. dijo...

Tienes toda la razón, aunque hay quien dice que, según el tipo de bolígrafo que compres y dependiendo de la letra con la que escribas, la cosa varía un poco. El final me ha encantado, por cierto.

Evelyn! dijo...

Me encanta es precioso y tan cierto, no nos debemos arrepentir de nada, todo error o acción correcta nos deja algo.

Evelyn! dijo...

Me encanta es tan cierto. Y no nos debemos arrepentir de nada , por que de cada error o acción correcta nos deja algo en la vida para aprender.

alvaroalmost dijo...

Si se condimenta la historia con aventuras, lecciones, buenos momentos y una pizca de amor, será un precioao relato para tus nietos.

Enhorabuena, me ha encantado.
(: