sábado, 27 de octubre de 2012

Como si de una obra de teatro se tratase.




No sé cuantas veces he borrado lo que he querido escribir. No sé si hago bien, si no. No sé qué quiero. Ni siquiera sé lo que soy. Parece ser que lo único que sé hacer es actuar como si de una obra de teatro se tratase. Como si la realidad fuera una historia inventada en la que interpreto el papel de no importarme nada, que nada me afecta, que soy fuerte y que no me duele porque llevo una sonrisa durante toda la obra. Porque eso es lo que intentas conseguir, que el público se lo crea de verdad. Y lo consigues. Pero no, porque la verdadera realidad es que te duele tanto o más de lo que crees. Que el mundo fuera de la obra de teatro, estás tú y tus ganas de gritar que estas cansado de no conseguirlo.
Porque hasta el más paciente se cansa alguna vez, y yo ya estoy cansado de cansarme tanto.

domingo, 14 de octubre de 2012