domingo, 26 de agosto de 2012

Aumentando registros

Hola pequeños trocitos de cielo, hoy les traigo algo diferente pero a la vez tan igual. Como el título dice, es algo nuevo que hago y puede que sea un poco bajo en calidad, pero la intención es lo que cuenta. Es un vídeo que hice hace pocos días de una de mis entradas (Vulnerable). Espero que lo sientan tanto como yo y que lo disfruten.

También decirles que siento no actualizar más a menudo como antes, pero hago lo que puedo y lo que siento. Gracias por estar día a día ahí, leyéndome.
Me hacen sentir millones de sensaciones cada vez que veo una visita, un comentario o un "asfgdjkltmb" más, en serio. Gracias por todo.



P.D: Si lo ven en YouTube se verá mucho mejor.

sábado, 18 de agosto de 2012

Estúpido.


Como todos los demás, los fuertes alguna vez explotan… explotan porque llevan demasiado tiempo intentando mantener la sonrisa constante hacia los demás. Engañándose así mismos, siendo tan ingenuos… y tan hipócritas.
¿Qué clase de estúpido cree que todavía volverás? Supongo que de estúpidos no está lleno el mundo, porque el único estúpido e ingenuo que todavía cree que volverás es el mismo que te está escribiendo esto. Quisiera no engañarme, no echarte de menos. Pero eso no está en mis manos, no puedo hacerlo. Que el mundo puede escucharte, sentirte cerca, verte, vivirte y abrazarte… pero te juro que nadie más lo hará como este estúpido al que la felicidad se le desprende cada vez que te alejas más de su lado. No de la misma manera. Nadie puede imaginar lo que uno siente por dentro. Planes sin cumplirse, planes que te destrozan. Nadie puede notar la nostalgia tan inmensa en mi mirada, desde que ya no ocupaba un lugar en tu corazón. Hay veces que me cuesta aceptar que mis pasos todavía siguen los tuyos, que mis brazos todavía te necesitan y que mi mirada ya no sabe dónde mirar, sin tener tus ojos delante. Odio eso de saber que no me devolverás una mirada, no de la manera que yo quisiera. No soporto eso de no volver a poder percibir el calor de tu cuerpo en un abrazo, de tener que soportarlo solo, intentando ser fuerte, y como todos, los fuertes alguna vez explotan. Nadie nunca imaginó que querer podría llegar a costar tan caro.