martes, 7 de diciembre de 2010

Memorias de Idhún

El chico no pudo evitarlo. Se acercó a ella y la besó de nuevo, con intensidad, con pasión. Victoria jadeó, sorprendida, pero le dejó hacer y, cuando se encontró, temblando, en brazos de Jack, suspiró:

- El trato era... charlar y dormir, ¿te acuerdas?

- Has empezado tú -le recordó Jack, sonriendo-. De todas formas, querías hablar de lo nuestro, ¿no? De ti de mí. Pues bien -añadió, atrayéndola más hacia sí, con intención de besarla otra vez-, a mí no se me ocurre una manera mejor de decirte te quiero.

Victoria sonrió.

2 comentarios:

Rocío Can dijo...

muchas gracias por tu blog, simplemente con lo que me has hecho recordar al leer esta entrada...
te invito a que te pases por mi blog, aunque no tiene mucho que ver, la verdad...
http://eerociocan.blogspot.com/

un saludo!

Don Nadie dijo...

Muchas gracias! el tuyo tambien esta muy bien! me encanta! jaja